Seleccionar página

Lo ideal en todos los negocios es recuperar todas las inversiones que hagamos, por pequeñas o insignificantes que sean. En el caso del inbound marketing, no iba a ser menos, así que hemos estudiado las distintas posibilidades de recuperar la inversión realizada en este tipo de método. En un intento de ayudaros, os vamos a intentar enseñar cómo hacerlo.

5 claves para conseguirlo

  1. Definir una estrategia que dé garantías

Esto es lo más complicado del proceso, lo demás son pequeños matices que se pueden corregir en el proceso. La tarea de definir una estrategia de inbound marketing es compleja porque hay que tener en cuenta distintas variables. Como quienes nos leéis sois usuarios medios (no empresas, o eso creo), la mejor recomendación que os podemos hacer es acudir a una agencia.

Las agencias de marketing, concretamente las especializadas en mercadotecnia online, disponen de expertos en la materia que pueden personalizar las acciones a la magnitud de la empresa en cuestión. Por tanto, la recomendación aquí es que acudáis a verdaderos profesionales para obtener la eficacia del 100%.

  1. Construye un equipo cualificado

No os voy a engañar, el inbound marketing requiere mucho personal a su disposición, por lo que tendréis que confeccionar un buen equipo que reme en la misma dirección y, sobretodo, que sea eficiente. Si os estáis preguntando qué profesionales tenéis que contratar, la pregunta se resuelve de la siguiente manera:

  1. Equipo de redacción o copywriting.
  2. Programación y desarrollo Web, además de posicionamiento.
  3. Agencia o consultoría encargada de realizar estrategias.
  4. Diseño web
  5. Creadores multimedia.

Lo más óptimo para ello es que el equipo tenga experiencia previa, con lo que nos afianzaremos gran parte del trabajo. De no ser así, puede que tengáis problemas debido a que no seréis expertos en todas esas materias.

  1. Ten cuidado con agencias que no hagan bien su trabajo

Lamentablemente, esto puede llegar a ocurrir, causando un impacto corporativo negativo, es decir, que la empresa de una mala imagen por culpa de una mala gestión. Lo difícil de esto es identificar cuando una estrategia es buena o mala, ya que nosotros no somos expertos en la materia.

Uno de los indicativos de que estamos ante un buen profesional es que, por ejemplo, nos ofrezca más propuestas de las que ya hemos puesto a funcionar. Si el experto a quien hemos confiado nuestra empresa manifiesta preocupación por la misma, significa que estamos ante el profesional adecuado.

  1. Analiza los resultados

Simplemente, echa un vistazo al tráfico de la web, las ventas, el posicionamiento de la página, etc. Como sabéis, el inbound marketing tiene por finalidad empezar una relación con el cliente y convertir esa relación en una compra. Por tanto, si no suben las ventas significa que algo no anda bien.

Esta clave tienes que cogerla con pinzas porque las ventas están sujetas a muchos factores, como puede ser la demanda del mercado en un determinado momento, la salida de un nuevo producto o la cuesta de enero.

  1. Balance presupuestario

Con los números en la mano, debemos ver cuánto nos está costando la estrategia inbound marketing y lo que nos está generando. Estamos ante una situación de matemáticas simples: si cuesta más de lo que genera, no nos interesa. No estáis obligados a practicar este tipo de mercadotecnia, vuestro negocio no se va a morir si no lo hacéis.

No obstante, siempre os ofrecemos posibilidades para crecer e impulsar vuestros negocios, algo que, en los tiempos que corren, es muy necesario. Así que, haced cálculos y determinar si merece la pena o no.